fbpx

Decálogos de Tejedora: cómo evitar errores

En esta nueva entrega de Decálogos de Tejedora os daré algunos consejos prácticos que me han servido en diversas situaciones. Son consejos de tejedora a tejedora.

En ellos pretendo dar respuesta a las dudas más comunes que están íntimamente relacionadas con las tejedoras, pero que no se tienen por qué referir estrictamente sobre cómo tejer. Más bien, abordaré esa serie de aventuras por las que pasa toda tejedora tarde o temprano.

En esta entrega te hablaré un poco de los errores más comunes cuando eres tejedora novata y de cómo evitarlos.

wpid-img_20141026_172431.jpg

Tener alumnas es gratificante, sobre todo cuando tengo la suerte de tener alumnas tan creativas y tan dispuestas a auto-superarse en todo lo que aprenden

Pero si hay algo que he aprendido en este tiempo en el que llevo enseñando punto y ganchillo es que hay unos procesos por los que toda tejedora que comienza a tejer pasa, no sé si es inherente a la condición humana o a nuestra condición como mujeres, pero lo que sí es cierto es que todas y cada una de las tejedoras novatas cometen los mismos errores cuando empiezan:

1. la inmediatez:

Como vivimos en una sociedad en la que todo es ya, pero ya, y tenemos acceso a la información de forma inmediata allá donde vamos, se nos suele olvidar que el proceso de aprendizaje es eso, un proceso. Se nos olvida muy fácilmente que cuando éramos pequeñas y empezamos a leer o a escribir, o a cualquier otra cosa que fuera manual (atarnos los zapatos, tocar un instrumento, pintar a las mil maravillas, o cualquier cosa que se te pueda dar bien), todas y cada una de esas cosas necesitaron un proceso de aprendizaje. Ese proceso requiere unos tiempos que, por regla general, no nos solemos permitir tener (Y al final, todas y cada una caemos en el error de presuponer que aprender a tejer punto derecho y revés es cuestión de minutos).

Cómo evitar este error: tejer necesita su tiempo, pero sobre todo te debes permitir tiempo para aprender las cosas. No podemos pintar la Capilla Sixtina en nuestra primera clase de dibujo.

Beneficios de este paso: tejiendo aprendes a ser paciente, a darte tiempo para realizar las cosas, y esta actitud se acaba contagiando en otras facetas de tu vida.

 

2. la mujer implacable que llevamos dentro (o el súmmum de la perfección absoluta):

También caemos en el error de no consentirnos equivocarnos, como si fuera terrible fallar en un punto, porque no sólo queremos aprender muy rápido sino aprender a hacerlo perfecto desde el principio, no dándonos margen a errores. (Otra vez nos olvidamos de que sólo llevamos horas tejiendo, no años)

Cómo evitar este error: tejer necesita destejer. Tienes que aprender a destejer, a deshacer, a desbaratar lo tejido, tanto como cada puntada que das para avanzar. Como verás este error realmente no se evita sino que se aprende de él, se rectifica, se reconoce y se sigue hacia delante

Beneficios de esto: a esto lo llamo yo el método cangrejo, porque parece que vas hacia atrás, pero realmente estás avanzando, porque aprendes más rectificando y aceptando tus errores, que hacer como que no existen y seguir hacia adelante. Reconocer que nos equivocamos nos hace humanas, y nos hace grandes.

 

3. no tengo tiempo para nada:

El error más común como tejedora novata es presuponer que se va a aprender a tejer sólo en el tiempo en el que se está en las clases, sin practicar nada en casa. Y la excusa que más oigo es «es que no tengo tiempo».

Cómo evitar este error: Porque como vamos corriendo de un lado a otro cual Spidy González no nos acordamos de que es super sano darse, al menos, 5 minutos al día para una misma. ¿Y cuál es ese momento clave? siempre tendremos el que yo llamo «momento tele», que es aquel momento en el que los niños duermen, el día ha acabado y tienes unos minutos antes de caer rendida. Pues ese es el mejor momento: 5 minutos tejiendo antes de ir a la cama y dormirás como un bebé (a muchas alumnas con insmomnio les ha ayudado esto)

«momento autobús» también tengo alumnas que en este periodo de desplazamiento al trabajo, se han llegado a tejer chales, jerséis, etc. No subestimes el tiempo que le dedicas a desplazarte todos los días (sustituye el móvil y redes sociales por las agujas!)

Beneficios de esto: darse un ratito al día para una misma es beneficioso porque: reseteas la mente de las preocupaciones del día, te centras en otra cosa que no sean los demás, por un momento, tú y sólo tú; además, haces algo creativo, que te ayuda a relajarte y a encontrar ese momento de relax al día que tanto te beneficia. Y, al final, todo eso se transforma en algo físico (un chal, un bolso, unos guantes, etc)

 

4. tejer rápido es tejer bien:

Eeeeeerroooooor!!!! la velocidad no tiene nada que ver con el tocino… No digo más

Cómo evitar este error: busca tu propio ritmo, no corras, no te aceleres, para eso ya están el resto de cosas que te rodean.

Beneficios de esto: el objetivo es el aprendizaje, no el resultado

 

Te invito a que reflexiones si te han ocurrido algunos de estos errores y los compartas con nosotras en los comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba