fbpx

Tejiendo y Viviendo, aprendiendo del pánico

Una de las cosas que he aprendido mientras tejo es a ser consciente de mi vida, de cómo tejer me ayuda a descubrir mi estado de ánimo, a entender mi vida y mi entorno. Y, claro, eso me ayuda a corregir algunas cosas que me estén haciendo más mal que bien en mi vida.

como sobrevivir al pánico 02

* El pánico a algo nuevo

Tejiendo:  Cuando empiezas un patrón nuevo, casi siempre es una mezcla de ilusión y vertigo-pánico. Pánico porque te enfrentas a una nueva construcción, un nuevo punto, una nueva forma de ver el tejido.

Viviendo: Cuando algo llega de repente y te agita la mente, los cimientos, o simplemente te hace salir de tu zona de confort, te descoloca de tu vida, se crea ese pánico. Ese pánico a lo desconocido. A veces es una propuesta de proyecto nuevo, un nuevo trabajo, una persona nueva que entra en tu vida, una mudanza, un cambio.

Reacciones:

¿Y qué ocurre cuando llega ese pánico?

Tejiendo: Lo primero es unas ganas enormes de volver a tu punto de origen, a dejar de lado ese patrón, ese nuevo cambio. Y de volver a tejer lo que tejías ayer (algo más sencillo, por favor). Porque en lo conocido nos sentimos cómodas y cuando nos enfrentamos a lo desconocido nos entra el cangelo. ¿Y si me sale mal? ¿Y si invierto mis energías y mis ganas en tejer (o hacer) algo que después no me aporta nada? (O lo que es peor, me aporta una mala experiencia)

Viviendo: A no enfrentarte a eso que mueve tu vida de forma que no sabes a qué atenerte, qué esperar, por dónde saldrá todo esto.

Resultado:

Si decides que el pánico es el que va a tomar el control de tus agujas o tu vida, entonces aquí termina todo, porque simplemente decides no enfrentarte a algo nuevo. Si te atreves a dar el salto, entonces sucede esto:

Tejiendo: Pero al final lo tejes, te pruebas a tí misma, te vuelves loca, deshaces lo tejido, lo vuelves a tejer. Una y mil veces si es necesario, pero al final sale (mejor o peor, pero sale). Y te sientes infinitamente orgullosa porque has crecido en el proceso, has aprendido como tejedora.

Viviendo: igual, ¿no? Todo lo nuevo nos aporta vertigo, pánico, un miedo irracional que nos dice que no avancemos. Pero al final lo haces, avanzas (aunque sea a trompicones). Y salgan o no las cosas como esperabas, al menos has aprendido, has crecido y has caminado.

….

Pues sí, al igual que la vida gira y gira y cambia una y otra vez, cuando menos te lo espera se te presenta en el camino una oportunidad de cambio, de enfrentarte a algo nuevo, a un nuevo reto.

Y ahora se presenta en mi vida un nuevo reto, algo personal, y lo afronto luchando contra ese pánico con una de las herramientas que más fácil me ayuda a superar cualquier pánico, cualquier miedo: ser tejedora.

Y si quieres a tí también te puede ayudar tejer a superar tus miedos … (¡haz clic aquí y ven con nosotras!)

newsletter pie post

1 comentario sobre “Tejiendo y Viviendo, aprendiendo del pánico

  1. Responder
    Deborita - 18 agosto, 2015

    Sonia, que bellas palabras!!
    Yo sufro de ansiedad y panico y hace dos meses empece a tejer crochet de golpe y porrazo cuando siempre fui una negada del tejido, constantemente busco nuevos proyectos, lanas, y cuando me siento a tejer me relajo… No tengo tiempo ni para pensar en el panico
    Gracias por la companhia del blog

    Sds desde buenos aires!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + 18 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba