¿Existe el plagio en los patrones? ¿O los parecidos razonables?

¿Existe el plagio en los patrones?¿O sólo son parecidos razonables? ¿Dónde está el limite entre “inspiración” y plagio?

Y es que, a veces, las diferencias entre original y copia son tan mínimas que no sabes muy bien si existe desconocimiento o una tremenda picaresca. Es como lo que ocurre con esas grandes superficies y los diseñadores emergentes que ponen sus diseños a la venta online. Por mucho que las grandes superficies se hagan los “tontos” esa copia no deja de ser una copia barata y mal hecha del original, pero al fin y al cabo, una copia que perjudica sobre todo al diseñador que está empezando. Los grandes supermercados, en cambio, ganan siempre: ganan vendiendo la obra plagiada, ganan en publicidad con la noticia del plagio, ganan en ventas y les sale muy barato todo esto.

Con los patrones de punto esto parece mucho más difícil de demostrar. (Y por plagio no me refiero a usar el mismo punto o el mismo tipo de construcción que otra persona que diseñe un chal. No. Eso se llama tejer, enciclopedias de muestrarios de puntos y tipos de construcción a la hora de diseñar).

Y es que muchísimas veces encuentro un parecido más que razonable entre un patrón y otro, pero a veces ralla lo ridículo esto de la copia. Y esta vez es que es de campeonato. Algo tan sencillo como cambiar las instrucciones y hacer que se teja al contrario que el patrón original puede hacer difícil la lucha ante el plagio, pero no por ello deja de serlo. Y las tejedoras no somos tontas, sabemos cuándo nos están colando una copia como una catedral de grande.

A mí me parece algo ridículo que una marca de lanas utilice referencias tan conocidas en el mundo tejeril como el Chal Leftie de Martina Behm y nos lo quieran hacer colar como un diseño nuevo de su propia cosecha… En fín, igual no soy la más indicada para hablar de esto puesto que no soy la perjudicada. Igual de todo esto tendría que hablarlo mejor la propia Martina (que ni si quiera sé si sabe la noticia) Pero, quizás sea el momento de reflexionar un poco sobre todo esto del plagio en los patrones de punto.

Y es que, tejedoras y tejedores, todo lo que está en internet tiene derechos de autor y punto.

Este concepto extendido de que lo que está en la web es libre de ser usado indiscriminadamente es un error muy extendido y no sólo se está mal informado cuando se hace un “copia y pega” sin mencionar autoría, es que además estamos jugando con el trabajo de los demás.

Y es que a mí me resulta de locos jugar con el pan de nadie.

Y tú dirás, Venga ya! Que igual los de Drops ni saben esto!!!

Me resulta extraño que teniendo un equipo de diseño detrás de todos estos patrones online (que ellos ofrecen para poder vender sus lanas), no haya nadie que conozca minimamente a los grandes diseñadores del mundo del tejido y sus patrones más vendidos, como Stephen West, Martina Behm, Veera Välimäki, Joji Locatelli, y un largo etcétera. Vamos a hacernos los tontos y sacamos el patrón, total, nadie se va a dar cuenta ¿no?

 

Pues yo me he quedado a cuadros cuando lo he visto como avance de temporada!

Y que una gran marca como esta se haga la tonta al respecto me demuestra la total indiferencia con la que tratan a las tejedoras, parece que todo vale, porque por lo visto debemos ser una panda de personas insensibles y mal informadas, y por su puesto no conocemos a Martina Behm ni a ningún diseñador de tejido.

Porque, por lo visto, debemos seguir tejiendo escondidas en nuestras casas, y no nos relacionamos unas con otras, no nos reunimos a tejer juntas, no tenemos redes sociales, ni foros en ravelry, ni ninguna forma de hacer saber a otras tejedoras la enorme metedura de pata que es el plagio.

Y a mí, que me tomen por tontica una gran marca me parece que es tratar a las tejedoras como imbéciles, es como querer vender un producto sin respetar lo más mínimo a tu cliente, sin escucharlo y sin entenderlo.

 

 


dragon tailEL PARECIDO MÁS QUE RAZONABLE (por llamarlo de alguna manera)

Por Drops Designs

Patrón Dragon Tail (aquí no os pongo enlace porque no me parece)

Tejido de arriba hacia abajo, y no hay por dónde coger las explicaciones del patrón.

 

 

 

 

 

 

 

LeftiebyMartinaBehm_small2EL ORIGINAL:

Diseñadora: Martina Behm

El patrón: Chal Leftie (haz clic aquí para ir al patrón)

Tejido de abajo hacia arriba (algo mucho más coherente para poder aprovechar al máximo la lana con la que tejes)

Objetivo de este patrón: este patrón se concibió para poder deshacerte de los restos de lanas que tienes en tu stash. Leftie viene de Leftovers que significa precisamente esos restos de ovillos que nos sobran de nuestros proyectos.

El patrón está escrito en inglés (y también hay una traducción a varios idiomas, entre ellos el español).

Al igual incluso os sorprende esto que os voy a confesar pero cada vez que hago un taller para aprender a tejer este patrón (o cualquier patrón de otro diseñador) vuelvo a hacer una compra por cada alumna que lo aprende. Llámame tonta si quieres, pero me quedo más tranquila si lo hago así, quizás porque yo también vendo mis patrones y me gustaría que hicieran lo mismo si dieran talleres con ellos. Es bastante difícil sacar un patrón al mercado y tiene muchísimo trabajo detrás como para no valorarlo como tejedoras y hacerme la loca en estas cosas.


 

Quizás, las grandes marcas estén buscando nuevos diseños. Quizás no saben cómo atraer a más tejedoras hacia su marca. Entonces quizás deberían parar un poco y preguntar a las tejedoras qué quieren.

Pero ¿no hubiera sido más fácil y bonito que esta marca hablara con esos grandes diseñadores y creara una colección con diseños chulos? ¿no sería una estrategia mucho mejor?

Así, pagarían el trabajo del diseñador, y tan contentos. Así, ofrecerían un buen patrón, bien contando, bien explicado, y tan contentos. Así respetarían al diseñador y a su cliente, y tan contentos.

….

Porque señoras y señores, lo que queremos las tejedoras son patrones buenos, bien contados, y para eso hay que pagar a un diseñador. Es un trabajo, un oficio, una profesión.

 


Artículo de opinión.

8 thoughts on “¿Existe el plagio en los patrones? ¿O los parecidos razonables?

  1. Sonia says:

    Vaya, me quedo muerta. Pero que cara más dura y más viniendo de esa casa de lanas que seguro que sabe que el patrón es de Martina, además es un patrón superconocido. La diseñadora se debería de enterar.
    Besos lindísima.

  2. Realmente Sonia, q increible, casi no se cree
    Martina es muy conocida desde hace mucho y ese patrón como bien lo mencionas, TODAS sabemos.
    Me parece excelente que digas lo de tus talleres, a mi a veces me parece q en los KALs o tejejuntas eso no esta nada claro. Me refiero q alguien lo compra y luego las demas, cuantas sean nada…
    Total contigo, para mi diseñar es una profesion y tod@s se merecen el apoyo de derechos de autor.
    Compartido!, un abrazo, Susana

  3. Mª del Mar says:

    Completamente de acuerdo en todo lo que escribes, aunque haré mis matizaciones. Ya me fijé que era igual que el Leftie, aunque dudé de su copieteo por Drops. Tal vez haya sido un tejer y destejer para diseñarlo al contrario sólo observando fotos del original, ¿quién no es capaz de sacar puntadas a ojo? Así que tampoco sería un plagio, sino una nueva versión del Leftie porque se teje de modo diferente y sería un patrón nuevo.
    Ánimo a todos los diseñadores y ¡a tejer!

  4. Me parece genial que hagamos visible estas cosas, no sé si es más últimamente o es que ahora me fijo más, pero no paro de ver copias (algunas malísimas) en los amigurumis, que es en lo que más me fijo.
    El otro día avise a PicaPau de un plagio de dos de sus muñecos y tuvo que decirme “no puedo decir nada por qué se empiezan al revés” ? Perdona? Pero si el muñeco es el mismo!
    Creo que si todas hacemos lo que acabas de hacer tu, no acabaremos con el plagio, pero algo ayudaremos. Cuenta conmigo!

  5. Ana says:

    Uffff, esto casi sería como que fue antes, si el huevo o la gallina. Vamos a ver, si se quitan las copias descaradas de Ravelry se queda vacio el mismo, empezando por ejemplo con Stephen West, que mira que se nota a la legua. Lo malo es que muchas veces, a quienes diseñamos, determinados patrones nos sirven de inspiración. Por ejemplo, yo tengo un patrón de una chaqueta (no voy a dar el nombre del diseñador) que me gusta mucho, pero conseguir el material (las lanas, las agujas y demás) me cuesta un pico, solución, del mismo modo que el la ha tejido, yo hago una a mi modo, y cuando me doy cuenta en lugar de adaptar ese diseño al material que tengo, he creado una nueva. Es lo que pasa con determinados diseños, es decir, la forma de construcción sería una cosa, los dibujos tejidos (calados, trenzas, etc) sería otra. De ese modo, hay infinitas posibilidades de tejer diseños y prendas. Ahora te hablo desde mi propia experiencia, diseñar, no es tan difícil, pero hay formas de construcción que todavía desconozco, he llegado a comprar patrones para aprender y poder usar eso después para mis propios diseños, si esto es copia o no, pues ni idea. Hasta no hace mucho, creía que para tejer una prenda, se tejían las diferentes partes y luego se unían, imagina mi reacción cuando supe que se podían hacer de arriba a abajo, de abajo a arriba, en una pieza, ya ni te digo de calcetines, cuellos y demás, un mundo por descubrir, pero claro, a vista de ver cosas, vas haciendo ojo, y como decía más arriba, las copias las detectas a velocidad pasmosa.
    Otra cosa, el pirateo de blogs, que pocas veces se habla de él, también existe, yo misma tuve que cerrar el mío después de comprobar como otra bloguera, con página web supercuqui había “tomado prestadas” algunas de mis ideas y las había colocado en la suya. Cuando le pedí cuentas lo único que hizo fué cerrar esas entradas al público, y listo. De vergüenza ajena, pero bueno, por desgracia, es lo que hay.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *