Dar valor a lo que haces

Hoy quiero agradecer a todas las tejedoras que confiáis en mi trabajo… Porque cada vez que recibo un comentario como éste, siento que voy por el buen camino.

Comentario de Loli en el Grupo de Acompañamiento del Kal Dracarys (ver AQUÍ) , en relación al Patrón Dracarys (ver AQUÍ)

Por eso quiero aprovechar para contarte un poco sobre lo que hay detrás de un diseño, un kal, o el simple hecho de querer dar valor a lo que haces.



No tengas miedo a las críticas, y da valor a lo que haces

Cuando empecé en todo esto de ofrecer mis patrones diseñados, los primeros eran gratuitos. Y mi mayor miedo era dar el salto a los patrones de pago. Pero sólo por las posibles críticas que surgían cuando algo se ofrecía de forma NO gratuita. Parece que al querer percibir una remuneración por tu diseño (entiéndase también trabajo) se perdiera todo el buen rollo que había con otras tejedoras que pudieran querer tejerlo… Era pánico a esto lo que yo tenía al principio, lo confieso.  Y cuando empecé a poner los patrones que diseñaba de pago, aparecieron (y aún siguen apareciendo) comentarios del tipo “pensé que era gratis, çiao!”… que te dejaban sin aliento, como si hubieras cometido la mayor de las ofensas, como si el simple hecho de que algo NO fuera gratuito fuera impensable, o solo algo que te hiciera perder “seguidoras”… No sé, era miedo. Ahora lo veo.  Y también era otra cosa: pensar en pequeñito.

Os voy a contar por qué al erradicar ese miedo a cobrar por tu trabajo, y al dejar de pensar en pequeñito, todo puede dar un vuelco de 180 grados

 


 

Sobre el miedo:

A veces este mundo tejeril, completamente repleto de “tejer juntas gratuitos”, que nadie cuestiona si son cursos online o tejer juntas mientras sean gratuitos (pero, ¡ay si son de pago!), está desbordado por la cultura de lo gratis… Como si lo que nosotras hacemos no tuviera que tener valor.

Y a menudo nos quejamos que nadie valora lo que realmente cuesta tejer un chal, no sólo en materiales, sino en tiempo, y no sólo en el tiempo de ejecución sino en el tiempo de aprendizaje que has necesitado para adquirir los conocimientos suficientes para poder ejecutar correctamente las instrucciones de ese chal. Tampoco valoramos normalmente el tiempo necesario para crear esas instrucciones de un chal, el tiempo que se tarda en idearlo, diseñarlo, prototiparlo, testarlo, editarlo, maquetarlo, sacarlo a la venta, etc, etc, etc.

Pero al mismo tiempo, ante esta cultura de lo “gratis” (patrones gratis, kales gratis, aprendizaje gratis, etc) solemos olvidar que esto de diseñar sí cuesta dinero, porque todo lo que requiere el tiempo de otra persona, es de valor.

Existen marcas de lana que ofrecen patrones gratis en sus webs, con la idea de atraer clientes potenciales que compren sus ovillos… Pero estos patrones gratuitos (para las tejedoras) normalmente son pagados por estas marcas de lana a diseñadores, no creáis que este trabajo es gratis. Podrás imaginar la capacidad del pago recibido al diseñador por la calidad del patrón gratuito (cuanto mejor explicados están, normalmente es que están mejor pagados). Todas conocermos famosas marcas de lana que se jactan de tener una apabullante base de datos de patrones gratuitos. Otras marcas ofrecen algunos, pero las hay que todo patrón que tienen es gratis (ya sabemos de cuáles hablamos).  Al final estos patrones suelen funcionar de reclamo entre las tejedoras, aunque estén más o  menos mal explicados (no importa si son gratis). Todas hemos tejido algunos… pero acabamos con el tiempo rehuyendo de ellos.

Lo malo es que nos acostumbramos a pensar que esta parte no tiene “valor” porque se está ofreciendo de forma gratuita, y es todo lo contrario… ¿Cuántas veces has maldecido un patrón porque está mal explicado, porque no cuenta todo lo que tendría que contar para que tú lo pudieras seguir correctamente, o la traducción que han hecho de él es pésima y no te enteras de nada?

Además,  al acostumbrarnos a recibir los patrones de estas marcas de lana gratuitos, pareciera que los diseñadores que ponen patrones de pago no fueran del todo justos al querer cobrarnos por algo que otros ofrecen gratis… Ante esto, muchos diseñadores que también tienen tiendas de lana acaban cediendo a la presión, y ofrencen su trabajo de diseño gratuito para vender los ovillos de su tienda (que, por cierto, son de otras marcas por regla general). Intentan competir con el mismo reclamo que ofrecen otras marcas potentes de lana…

Creo que todo esto es un error.

Porque si no hay un profesional que se dedique al diseño de patrones, entonces no habrá instrucciones eficaces para tejer.

 


Deja de pensar en pequeñito

Al principio, al ofrecer patrones gratuitos, estaba en mi zona de confort. Todo lo hacía en “pequeñito”, es decir, no me concebía como empresa, era sólo para poder tener visibilidad, para que la gente me siguiera, para que viera lo que hago, para que estuviera dispuesta a pagarlo en algún momento, y para que me encargaran algo tejido. Era por la idea de poder vender algo, poder “aportar con un extra a la economía familiar”… ¿no os suena esto a vuestras madres, tías, abuelas?. Entonces ellas tenían un trabajo muy mal remunerado relacionado con las “labores” para poder aportar con un “extra” a casa. Economía sumergida. La invisibilidad femenina.

Porque lo que hacen las mujeres de forma tradicional, artesanal y manual, parece que no adquiere suficiente valor. Todas hemos vivido esto en casa en algún momento, ¿no?. Así, que si no tiene suficiente valor, ¿cómo lo voy a valorar yo?

Parece que vives con el espejismo secreto de “ser descubierta” por una especie de “cazatalentos tejeril” de alguna marca de lanas o algo  parecido, que te fuera a sacar del anonimato. Como si tú por ti misma no pudieras darte valor suficiente, como si tuviera que venir otro a legitimarlo.

 

No te ves de forma profesional, como un profesional que ofrece su producto o servicios. Te ves infravalorada, en pequeñito. Es algo que tenemos adquirido a fuego culturalmente, y es lo primero que tuve que romper. La parte más difícil.

 

Si quieres dedicarte a diseñar patrones tienes que hacerlo de forma profesional, y por tanto, trabajar duro, ofrecer un buen diseño y cobrar por ello.

 

Si ofreces los patrones gratuitos, este ejercicio de profesionalidad y de dar un buen producto se suele salir fácilmente de la ecuación. Igual dejas de exigirte lo mismo que te exigirías si estuvieras pidiendo una remuneración económica por tu trabajo… ¿no?

 


Tengo que dar las gracias a todos esos comentarios que me mandáis (y que me dan impulso) cuando adquirís uno de mis patrones

(que por cierto tenéis algo más baratos ahora en mi web que en ravelry, y puedes verlo  AQUÍ o AQUÍ)

 

Gracias de verdad, porque creo que se me da bien explicar patrones por varios motivos:

  1. He estudiado patronaje, y eso me ha ayudado a visualizar la prenda en plano, para ser capaz de llegar a ver el volumen y la descomposición de las diferentes partes de la construcción.
  2. He tejido patrones de todo tipo, de revistas antiguas, revistas nuevas, patrones de pago, patrones gratuitos, patrones de otros diseñadores, etc. Esto hace que seas capaz de ver cómo hay múltiples formas de contar las mismas cosas
  3. Soy profe de punto, enseño a tejer a otras personas, y eso me hace reconocer dónde surgen normalmente las dudas en un patrón
  4. Me formo continuamente, no sólo en diseño y patronaje, sino en la forma de contar las cosas… Estoy en constante evolución.

 

Bueno, y todo esto es sólo para darte las gracias por apoyar a diseñadores independientes como yo, adquiriendo sus patrones, que ejercen una profesión tan compleja como esta, y que pasa tan desapercibida en el mundo tejeril, y muchas veces tan minusvalorada. Porque sólo con tu apoyo podemos seguir ofreciendo diseños profesionales.

 

Y también todo esto es para decirte que DES VALOR A LO QUE HACES. A pesar de las posibles críticas por no estar aportando algo gratuito. Tu trabajo, si está bien hecho, debe ser remunerado, y remunerado justamente. Y te aseguro, que las personas que lo adquieren, y lo comprueban de primera mano, entienden el porqué.

 

Besitos tejeriles de merino 100%!

Sonia.

 

 


 

6 thoughts on “Dar valor a lo que haces

  1. Tu artículo me anima… Yo de momento no he dado el salto todavía a vender los patrones, pero me estoy tomando muy en serio el trabajo, tanto de formarme como de “testear” mis patrones. Por ahora tengo publicados tres en mi tienda de Ravelry, y una de las cosas que estoy practicando es la traducción al inglés… porque me da la sensación, por lo que he ido viendo en las redes, de que fuera del mundo hispanohablante hay algo más de respeto y consideración al trabajo de la diseñadora. Lo que me da miedo… no, miedo no, más bien estoy segura de que en el momento en que ponga precio a algún patrón, bajarán las descargas y circulará “gratis” por mil grupos. Y ese es un tema que me parece difícil de cambiar. Pero llegará el día, espero que no muy lejano, en que me lance a vender algún diseño y confío en tener que tragarme mis palabras, je je je.

  2. Ana says:

    Qué razón tienes Sonia,!! Me veo reflejada en mu has de las cosas que comentas. Yo aún voy unos cuantos pasos por detrás tuya. Hoy especialmente me ha reconfortado leer tu artículo. Gracias guapa.

  3. Estoy de acuerdo contigo y te has expresado fantásticamente.

    También creo que los patrones gratuitos deben existir, Hablo de patrones básicos y sencillos, los que usas para empezar. Yo, cuando aprendí a tejer, me juré que nunca pagaría por un patrón… y al principio me negué en rotundo. Comprar a ciegas algo que no sabía si podría hacer, si entendería las instrucciones (fui casi autodidacta) no me parecía bien. Y sigue sin parecerme bien la gente que cobra dinero por patrones que están muy mal explicados y que, además, son como un “legado cultural”. Parecido a si os cobrara para enseñaros cómo se hace un huevo frito y me olvido de decir que se ha de poner aceite en la sartén.

    Hoy en día tejo cualquier patrón, sea de pago o no, incluso he llegado a comprarme un libro entero sólo por un patrón. Y muchas veces me sigo llevando las manos a la cabeza con cómo la gente pone cosas espectaculares gratis, me imagino el trabajo y, uf!

    • Sonia G. Masegosa says:

      Hola Albis!

      La verdad es que comentas muchas cosas. La primera es que los patrones gratuitos deben existir. Yo no digo que no deban existir. Es algo que va a estar siempre ahí. De hecho, yo por ejemplo, sigo ofreciendo patrones gratuitos en el blog, lo último fue mi colección de patrones sobre Hogwarts. (Todos están en mi zona de recursos VIP del blog).

      ¿Deben ser gratis los patrones aptos para tejedoras que quieren aprender? Pues verás, lo que creo que no debe ser gratis es el aprendizaje en sí. Si tú quieres patrones gratis los vas a encontrar en todas partes, si quieres que sean aptos para tu nivel de aprendizaje y que te cuenten las cosas muy bien, entonces igual tienes que pagar por ellos o pagar por el aprendizaje de alguien que te irá contando no sólo cómo hacer las cosas sino a ser capaz de identificar tus errores al tejer y cómo corregirlos. Esto es tener a alguien que te resuelve las dudas y te ayuda en el proceso. Y esto para mí hay que pagarlo.

      Puede que tejer, al igual que freír un huevo (por seguir con tu analogía), se pueda considerar un “legado cultural” porque se ha transmitido como un lenguaje tradicionalmente femenino. ¿Debe ser gratis este legado cultural? No.
      Si quieres que tu amiga/tía/madre/abuela te enseñe a freír un huevo lo hará como ella sabe hacerlo. Si vas a que te enseñe un profesional cómo se fríe un huevo seguramente te enseñará mil formas diferentes de hacerlo y cómo hacerlo a la temperatura correcta, con la textura correcta, cómo evitar los errores más comunes al freír un huevo, qué características esenciales debe tener un buen huevo frito… En fin.

      Si te has encontrado patrones de pago mal explicados lo mejor que puedes hacer es rendir cuentas con la persona que los pone a la venta, puedes decirle amablemente que has encontrado erratas en su patrón, que hay una parte que te resulta confusa y no entiendes bien, etc. Normalmente los profesionales que nos dedicamos a esto queremos que el cliente quede satisfecho y repita con nosotros, así que si pruebas a entrar en diálogo con los diseñadores seguramente te sorprenderás con la facilidad que intentan complacer a sus clientas… Yo siempre tengo ganas de aprender más y más cómo contar las cosas de forma sencilla e intento que mis patrones queden lo más perfectos posibles (pero todos somos humanos y podemos equivocarnos) y si la persona que teje nuestro diseño se da cuenta de algo que puede estar errado en las instrucciones del patrón, para nosotras es un placer ayudar. Así que te invito a que empieces a practicar esto con los patrones de pago que te dan este tipo de problemas. (No creo que sean muchos)

      Sí que te digo, por mi propia experiencia en consumir patrones de pago, que una vez que comienzas a tejer con ellos ya no hay vuelta atrás. Es como cuando dejas de tejer con acrílico y empiezas a hacerlo con lana, ya no quieres volver a tejer con algo de tan baja calidad y que chirría en tus agujas. Sólo quieres tejer con ovillos que te aporten gran satisfacción (y al igual ocurre con los patrones de pago).

      Sonia

  4. Hola Sonia, muy interesante tu artículo.

    El problema en lo que cuentas creo que lo hemos creado nosotras mismas, pues nos han inculcado que hay que dar muchas cosas gratis.

    Mucha gente se ha acostumbrado a eso y ahora cuando le dices que esto o aquello es de pago, ya te ponen de vuelta y media. Además que también hay gente muy fresca, que no quiere entender que nosotros tenemos que comer de algo.

    No te preocupes por quienes se enfadan, hagas lo que hagas, siempre habrá alguien que te criticara.

    Un afectuoso saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *