#QueridoDiarioDesmadejada2018

#QueridoDiarioDesmadejada2018- 1 de enero

A veces, empezar un nuevo año es como comenzar un nuevo ovillo. Nunca sabes las cosas que vas a aprender realmente hasta que no lo has tejido. Y llevar una idea preconcebida de la experiencia que vas a vivir y el aprendizaje que vas a adquirir puede ser muy limitante.

Empezar 2018 ha sido una importante lección vital porque, a veces, en las cosas más sencillas encuentras la directriz de todo un año que va a comenzar. Y es que, esta noche, he sido consciente de varias cosas muy importantes y que creo que van a marcar todo un Año Nuevo:

  1. Antes de comenzar un nuevo proyecto tienes que pasar un rato de RELAX con tus seres queridos. Esto te da la oportunidad de descansar del trabajo y empezar cosas nuevas cargada de energía. Yo siempre lo he hecho a la inversa, así el momento de relax se convertía en el momento que visualizaba mientras trabajaba, como la recompensa por el trabajo realizado. Por eso, no ha funcionado tan bien la gestión de mi descanso, energía y volumen de trabajo este año 2017 (Sólo he tenido 7 días de vacaciones en todo el año, y mal repartidos). Así que, este 2018 lo haré a la inversa, antes de lanzar una campaña importante de formación, diseños, cursos, o cualquier otra cosa que me proponga, debe ser precedida con un momento de relax y descanso proporcional a la cantidad de curro que me vaya a suponer. Descansar primero, trabajar después. Y conseguir así una carga de energía brutal para afrontar renovada el trabajo que vaya a desempeñar.
  2. VISUALIZAR: para conseguir alcanzar tus metas tienes que visualizarte primero habiendo conseguido éstas. Así, mientras bajaba a Sevilla para quedar con mis amigos, visualizaba que encontraba aparcamiento pronto y bien cerquita de donde habíamos quedado, y a pesar de un pronóstico difícil porque esta noche de Fin de Año en Sevilla (y más en la calle Torneo) es muy, pero que muy difícil aparcar, al final es una cosa que acabó ocurriendo. Puede que pienses que esto es simplemente suerte, pero en este ejemplo tonto descubro que el Universo parece que escucha si centras tus energías en las cosas que quieres lograr, y si te visualizas habiéndolas logrado.
  3. NO TENGAS UN PLAN B: todo el día anterior íbamos pensando en hacer un plan B y un plan C, porque no creíamos que el plan A fuera a funcionar (Este plan A era ir de copas por la zona de la Alameda a probar suerte si nos dejaban entrar en algún sitio, imaginando que nos llevaríamos toda la noche dando tumbos sin poder entrar en ningún local y dándonos paseos en balde). Pero en el momento que llegamos a Sevilla y aparcamos el coche, íbamos andando superacelerados a nuestro punto de encuentro, nerviosos porque el plan A de esa noche no fuera la mayor cagada de nuestra vida y se convirtiera en una mala noche. Así que frené y le dije a Juan, que parasemos un momento que íbamos a toda leche, que teníamos que cambiar la energía con la que estábamos afrontando esa noche, que dejáramos que la cosa fluyera y que saliera lo que tuviera que salir, que lo importante es que lo íbamos a pasar con nuestros amigos y que en el peor de los casos nos reiríamos de nuestra suerte.
  4. LA ENERGÍA: nuestra energía cambió en ese momento. No llevar ninguna idea preconcebida de lo que iba a resultar ser al final esa noche, no forzar nada, no visualizar finales en los que el plan fracasaría, sino dejarse llevar por la energía que tengas en ese momento, dejarse fluir. Por eso, ir al encuentro de nuestros amigos en vez de esperarlos donde habíamos quedado hizo que acabaramos andando por una zona diferente y que decidiéramos ir a un sitio que nos pilló más a mano que la zona donde, en un principio, íbamos a quedar para probar suerte e ir de copas… Al final, llegamos a un bar donde todo fue perfecto: música de los 80 (ni muy alta ni muy baja), conversación distendida y divertida, camareros pendientes de nosotros, podíamos hacer peticiones de canciones, una copa y una supermesa con la que disfrutamos de una de las entradas de año más sencillas y más mágicas que se puedan planear (pero sin planear en absoluto). Si nuestra energía no hubiera cambiado, si no nos hubiéramos dejado fluir, probablemente hubiéramos recibido del Universo lo que más temíamos, lo malo que visualizábamos. Pero nos dejamos llevar y todo cambió. Porque a veces, cuando no fuerzas las cosas y te enfrentas a ellas sólo con una energía positiva, el Universo te lleva por el camino que necesitas (no el bueno, ni el malo, sino el que necesitas).

Esta ha sido una de las entradas de año más mágicas de mi vida, nos faltó gente que nos hubiera gustado que estuviera para que hubiera sido perfecta. Pero, a veces, la vida da oportunidades mágicas a aquellos que realmente lo necesitan. Creo que todos los que estábamos esta noche compartiendo nuestros buenos deseos necesitamos especialmente energía muy positiva para este Año Nuevo. Por eso, creo que tuvimos la suerte de tener una noche tan especial, para que nos reconciliara y nos pusiera en el camino de 2018, un año cargado de todo lo bueno que necesitamos en nuestras vidas, potencialmente lleno de momentos de Relax, Metas por Visualizar y Energía brutal para que se cumplan nuestros mejores pronósticos.

 

Feliz 2018!

Que esté lleno de nuevos ovillos!

5 thoughts on “#QueridoDiarioDesmadejada2018

  1. Laura says:

    Pienso lo mismo que vos Sonia, así hicimos nuestro viaje por España, cuando nos decían justo van en temporada alta! Y que nosotros huimos de las multitudes y colas. Dije, ya está, vamos a ir igual y lo vamos a pasar de maravillas. Empezamos a caravanear para donde se nos dio la gana sin nada preestablecido. Y así fue todo ese,mes. Aprendí que así debe ser, dejar fluir, que el hilo de la vida te vaya llevando. Por muchos ovillos!!!

  2. Maria Elisa Gauna says:

    Me encantó tu aventura. ….dejar fluir la energía y el úniverso hace el resto. FELIZ 2018. …ME ENCANTA LA PROPUESTA. …..SOY ELISA DE BS AS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *