fbpx
Abrir publicación

Especial jerga de tejedoras

Hoy voy a contarte ese idioma extraño en el que hablamos muchas tejedoras. Esos términos que usamos, la mayoría del inglés, tienen un sentido difícil de traducir al español, y no es por el hecho de que no sea fácil volver a crear una sigla que lo sustituya, sino por el hecho de que estos términos se están generalizando entre gran parte de las tejedoras (o las que son tejedoras y bloggers). Esto no quiere decir que los tengas que usar si no quieres, pero desde luego, que al menos si te preguntan por tus «ufos» sepas de qué te están hablando…

Así que he compilado un glosario de jerga de tejedoras:

Ahormar:

Dar forma (Véase Bloquear)

Bloquear:

Dar forma a una prenda tejida. (Se sumerge la prenda en agua y después se le da forma sobre una base uniforme, estirándola lo necesario para crear las medidas y formas que deseas, empleando para ello alfileres. Una vez que la fibra pierda la humedad y se seque, ésta mantendrá la memoria de la forma aplicada. Atención: esto sólo es posible con fibras de origen natural, los acrílicos y petroquímicos no mantienen esta memoria)

CAL: Crochet A-Long

Tejer Juntas: Un grupo de tejedoras se pone de acuerdo para tejer un mismo patrón de ganchillo en una fecha en concreta.

En Cola:

Patrones pendientes por tejer (Véase Queue)

FOs: Finished Objects

Tus proyectos terminados

Frogged:

Proyectos que has deshecho, por el motivo que sea.

Hibernar:

Proyectos que estabas tejiendo pero que han caído en el olvido y se han quedado a medio terminar. Están hibernando.

KAL: Knit A-Long

Tejer Juntas: Un grupo de tejedoras se pone de acuerdo para tejer un mismo patrón de punto en una fecha en concreta.

PEPs:

Proyectos en Progreso (véase WIPs)

Proyectos

Patrones que estás tejiendo

Queue:

Proyectos que tienes en cola, en la lista de pendientes por hacer. (Ravelry tiene una sección para ello dentro de tu perfil personal, para que puedas gestionar un orden de prioridad en tus patrones «en cola»)

Ravelry

Portal-comunidad de tejedoras

Rebajar Stash

Propósito «firme» de toda tejedora que se precie de serlo por tejer proyectos con nuestro stash antes de comprar más ovillos

Stash

Nuestro alijo lanero, el cómputo de lanas que tenemos en nuestro stash es aquellas que tenemos sin tejer aún.

UFOs: UnFinished Objects

Proyectos inacabados y, que de alguna manera, quedan relegados por otros, casi olvidados en una bolsa de proyectos. También podrás encontrarlos por el término HIBERNATING PROYECTS

WIPs: Work in Progress (objetcs)

Proyectos en los que estás trabajando actualmente, los que estás tejiendo.

 

 

¿Hay algo que sientas que falte? Si es así, dímelo y lo incluiré!

 

Reedito: añado cada vez más términos a este glosario, todos los términos posteriores a la publicación original de este post, están añadidos en este color. 

Abrir publicación

Tejiendo y Viviendo, aprendiendo del pánico

Una de las cosas que he aprendido mientras tejo es a ser consciente de mi vida, de cómo tejer me ayuda a descubrir mi estado de ánimo, a entender mi vida y mi entorno. Y, claro, eso me ayuda a corregir algunas cosas que me estén haciendo más mal que bien en mi vida.

como sobrevivir al pánico 02

* El pánico a algo nuevo

Tejiendo:  Cuando empiezas un patrón nuevo, casi siempre es una mezcla de ilusión y vertigo-pánico. Pánico porque te enfrentas a una nueva construcción, un nuevo punto, una nueva forma de ver el tejido.

Viviendo: Cuando algo llega de repente y te agita la mente, los cimientos, o simplemente te hace salir de tu zona de confort, te descoloca de tu vida, se crea ese pánico. Ese pánico a lo desconocido. A veces es una propuesta de proyecto nuevo, un nuevo trabajo, una persona nueva que entra en tu vida, una mudanza, un cambio.

Reacciones:

¿Y qué ocurre cuando llega ese pánico?

Tejiendo: Lo primero es unas ganas enormes de volver a tu punto de origen, a dejar de lado ese patrón, ese nuevo cambio. Y de volver a tejer lo que tejías ayer (algo más sencillo, por favor). Porque en lo conocido nos sentimos cómodas y cuando nos enfrentamos a lo desconocido nos entra el cangelo. ¿Y si me sale mal? ¿Y si invierto mis energías y mis ganas en tejer (o hacer) algo que después no me aporta nada? (O lo que es peor, me aporta una mala experiencia)

Viviendo: A no enfrentarte a eso que mueve tu vida de forma que no sabes a qué atenerte, qué esperar, por dónde saldrá todo esto.

Resultado:

Si decides que el pánico es el que va a tomar el control de tus agujas o tu vida, entonces aquí termina todo, porque simplemente decides no enfrentarte a algo nuevo. Si te atreves a dar el salto, entonces sucede esto:

Tejiendo: Pero al final lo tejes, te pruebas a tí misma, te vuelves loca, deshaces lo tejido, lo vuelves a tejer. Una y mil veces si es necesario, pero al final sale (mejor o peor, pero sale). Y te sientes infinitamente orgullosa porque has crecido en el proceso, has aprendido como tejedora.

Viviendo: igual, ¿no? Todo lo nuevo nos aporta vertigo, pánico, un miedo irracional que nos dice que no avancemos. Pero al final lo haces, avanzas (aunque sea a trompicones). Y salgan o no las cosas como esperabas, al menos has aprendido, has crecido y has caminado.

….

Pues sí, al igual que la vida gira y gira y cambia una y otra vez, cuando menos te lo espera se te presenta en el camino una oportunidad de cambio, de enfrentarte a algo nuevo, a un nuevo reto.

Y ahora se presenta en mi vida un nuevo reto, algo personal, y lo afronto luchando contra ese pánico con una de las herramientas que más fácil me ayuda a superar cualquier pánico, cualquier miedo: ser tejedora.

Y si quieres a tí también te puede ayudar tejer a superar tus miedos … (¡haz clic aquí y ven con nosotras!)

newsletter pie post

Abrir publicación

11 trucos y consejos para la Tejedora Viajera

Sea como sea, tejer va conmigo y cuando llega una época del año como el verano en el que tengo más tiempo para dedicarlo a lo que quiero, aprovecho para hacer lo que más me gusta. Leer un rato, pasear, charlar con amigos y… ¡también tejer!

 Porque tejer forma parte de mi terapia de relax vacacional!

Porque si has pensado llevarte la labor y tejer mientras estás bajo la sombrilla en la piscina, en el patio de tu casa de campo, junto a tu caravana, o a la orilla del mar, ¡espero que estos consejos que aplico te vengan de perlas!

Seguir leyendo «11 trucos y consejos para la Tejedora Viajera»

Abrir publicación

Tejer como terapia: cómo superar la pérdida

El post de hoy es tremendamente personal y, por lo tanto, muy difícil de escribir para mí. Me ha costado mucho darle al botón de «publicar», llevo toda la mañana programando y desprogramando la entrada de hoy, retrasando continuamente la hora de la publicación, porque no veía del todo claro publicar esta entrada, porque no me es fácil hacer llegar a todo el Mundo lo que hoy te cuento aquí.

Por eso te pido que, de antemano, entiendas que no soy psicóloga ni terapeuta, que cuando hablo de terapia me refiero a mi experiencia personal, a mi propia terapia personal que consiste en dos agujas y un ovillo.

Y si publico esto, es con la esperanza de que otras personas que se encuentren ante una pérdida, puedan servirles mi experiencia de alguna forma.

 

Alguien que entiende bastante de marketing me aconsejó una vez que todo lo que publicara tendría que tener un rollo «happy», al más puro estilo pinterest, porque la persona que llegara a mi blog buscaba un escape. Y, claro, hablar de pérdidas no es nada «happy», aunque sea de cómo superarlas tejiendo.

Y, según él me explicaba, ese rollo «happy» nos aporta eso, un escape a nuestras vidas, una forma de compensar (visualmente al menos) ese rollo «nada happy» que nos rodea a todos.

Quizás por eso nos gusta pinterest, o pasamos horas viendo facebook en nuestros móviles, o cualquier otra red social (llamémoslas así) que tanta adicción pueden llegar a producirnos. Quizás sólo sea eso, una búsqueda subconsciente de la felicidad. O, al menos, de un sentimiento fácil de sucedáneo de felicidad.

Puede que tejer para superar la pérdida sea una forma más por mi parte de buscar esa felicidad, de alejarme del dolor, de la ausencia, de la frustración que provocan esas diferentes pérdidas.

Recientemente, la pérdida de un ser querido, me ha llevado de nuevo a las agujas como recurso para superar todos estos sentimientos entremezclados. Esto me ayuda, punto a punto, a soltar todo lo que tengo, a pensar en esa persona mientras tejo, a dejarla ir, poco a poco. Cómo convertir ese grito sordo en mis manos, paso a paso, punto a punto. Cómo dejar ir ese nudo en la garganta, cómo soltarlo, punto a punto. Cómo desvanecer ese pellizco en el corazón, punto a punto.

Otra pérdida con la que lidio es más personal (algo mío), no sé si llamarla así porque nunca llegó a realizarse y no sé si lo llegará a hacer algún día. Quizás se debería llamar mejor sueño frustrado, esperanza de algo inalcanzable, ilusión vana. Estos sentimientos de ilusión, sueño y esperanza han ido muriendo uno tras otro, como pequeñas flores que nunca llegan a abrirse. Y es algo que considero una pérdida en mi vida, e intento superarla tejiendo. No porque esta ilusión la haya tenido y la haya perdido, sino porque he querido tenerla, he luchado por tenerla con todas mis fuerzas, pero nunca la he tocado con mis dedos. Una ilusión, que cada día parece más inalcanzable. Y, por mucho que me quiero aferrar a ella, poco a poco deja de ser una ilusión, y cada vez me hago más y más a la idea de ir soltándola y dejar que se la lleve el viento, mientras tejo…

Otra pérdida es profesional, y ya creo que casi superada, de no poder ejercer mi profesión, aquella en la que me he formado académicamente, en la que he invertido tiempo, dinero y mucho esfuerzo y sacrificio personal. La perdida profesional es pesada. Es el sueño de trabajar en algo en lo que he luchado mucho tiempo por conseguir, pero que sé que no llegará. Tejer me ha ayudado a superarla, a aceptar que ante la situación actual que vivimos en España, no tendré probabilidades remotas de ejercerla. Tejer me ha ayudado tanto como terapia ante esta pérdida, que en mi ánimo de que otras personas pudieran utilizar esta terapia tanto como a mí me ha servido, se ha acabado convirtiendo ésta en mi oficio.

 

 

Todas las pérdidas duelen, porque con todas pierdes un pedacito de tí.

Quizás por eso tejer me ha ayudado a afrontarlas, porque me ayuda a afrontar el dolor, a digerirlo, a aceptarlo, a superarlo. Me ayuda a convertirlo en un tejido, en algo que asocio a ese momento de pérdida, algo que construyo en el momento en el que he perdido alguien o algo, en el momento en el que yo también me siento un poco perdida.

He reflexionado mucho sobre las pérdidas que he vivido, y de cómo he tejido con todas y cada una de ellas. Cómo el hecho de tejer ha sido mi terapia personal para afrontar todo esto. Cómo algo tan sencillo puede aportarme el equilibrio.

Tejer se ha convertido en mi herramienta para afrontar la pérdida, de la forma más personal y sencilla posible: dos agujas, hilo y tiempo.

 

newsletter pie post

Abrir publicación

Decálogos de Tejedora: cómo tejer y leer a la vez

Uno de mis pequeños conflictos personales como tejedora es poder compatibilizarlo con la lectura. Adoro tejer, pero también adoro leer, y normalmente una cosa le suele quitar tiempo a la otra.

Es innegable que esta dicotomía entre la lectura y tejer es algo que me ha tenido en lucha personal prácticamente toda mi vida, desde pequeña, adolescente, adulta. Toda.

He tenido etapas en la que la lectura ha ocupado gran parte de mi tiempo, robando protagonismo al tejido. Tanto es así, que la habitación más grande de mi casa está dedicada a la blibioteca.

Y aún me resisto al libro electrónico, porque adoro cómo aborda mis sentidos el acto de leer, cómo cada libro tiene un tacto especial y único, un olor característico, un tono diferente en sus páginas entre el blanco y el ocre… Y eso no me lo da un libro electrónico.

Por ejemplo, los libros de Agatha Christie me recuerdan a páginas ásperas, de color oscuro, ajadas por el paso del tiempo. A olor a cerrado, porque el papel que ha estado guardado en cajas de cartón en una nave en el patio, tiene eso. Me recuerdan a un verano caluroso en el pueblo, donde las encontré en casa de mis abuelos. Guardados en una caja de zapatos, con algunas páginas sueltas y con grave peligro de perderse. Y así, me leí Diez negritos con doce años.

Eso nunca me lo dará un libro electrónico.

tejer y leer
Knitted Books, by Aimee Lee

 

Pero volviendo al tema. Hay ocasiones en las que entro en conflicto. En las que estoy inmersa en un proyecto tejeril, pero con unas ganas enormes al mismo tiempo de leer algo interesante.

 

Y, ayer, casi de casualidad dí, con una solución salomónica para esos momentos de conflicto

Algo que existe hace tiempo, y que me ha hecho disfrutar de El principito de Antoine de Saint-Exupéry mientras tejía unos calcetines express, de los que os hablaré pronto…

Redoble de tambores (prrrrrrrrrrrrr): ¡los audiolibros!

Pues sí, me he pasado a las nuevas tecnologías, y me he descargado la aplicación: AudioLibros, que contiene libros clásicos gratuitos… Y ayer me audio-leí El principito mientras tejía y fue todo un gustazo…

Esta es la aplicación…

wpid-screenshot_2015-04-06-12-35-12.png

 

No te voy a engañar, casi nada tiene acento español. Pero, al menos, están leídos en español.

Y como llevo tiempo queriéndome leer y releer algunos clásicos, y como los clásicos en este tipo de aplicaciones son gratuitos, pues eso. Que mato dos pájaros pasiones de un tiro

Knitted Books, by Aimee Lee
knitted Books, by Aimee Lee

 ¿Y tú? ¿también estas dividida entre varias pasiones?

 

newsletter pie post

Abrir publicación

Decálogos de Tejedora: los 6 errores más comunes al tejer un jersey

Toda tejedora que se precie de serlo aprende a base de cometer errores, pero es cierto que hay errores que escuecen más que otros. Los errores que duelen más son aquellos que ocurren cuando se trata de algo en lo que empleas más tiempo y más puntos tejidos, como un jersey

Por eso hoy te cuento los errores más comunes que suelen ocurrir cuando tejes por primera vez (incluida a mí) un jersey, y así evitarte disgustos

 

ERROR 1. No elegir la lana correcta

Lo primero que tienes que tener claro cuando te vas a tejer un jersey es la elección de la lana/algodón con la que vas a hacerlo.

El error más grave es elegir un color muy oscuro cuando vas a tejer, así que mi consejo fundamental es  que uses una lana de color claro 

Al utilizar una lana de color claro podrás ver bien los puntos que estás tejiendo y, así, identificar lo que tejes. Lo mejor son los colores claros (blanco, crudo, vainilla, pasteles en general)

Con respecto a la composición de la lana, solemos cometer el error de elegir acrílicos porque son más baratos, y no sabemos cómo nos va a salir nuestro primer jersey. Es más aconsejable emplear materiales naturales porque son más agradables al tacto y, por tanto, eso te motiva más para tejer todos los días y terminar lo que empiezas

Otro error muy común es elegir una lana de un grosor fino, no tendremos más remedio que tejer más puntos para poder conseguir la medida deseada. Tardaremos mucho más en tejer el jersey y nos resultará más tedioso.

Mi consejo es que elijas lanas de grosor acorde para agujas mínimo de 6 mm, un color claro, y con una composición mayoritaria de materiales naturales (lana, lino, algodón, alpaca, etc)

 

ERROR 2. Usar agujas inadecuadas

Elegir agujas que te dan problemas al tejer es uno de los errores más comunes cuando empiezas. Esto se debe fundamentalmente, a que cuando empezamos a tejer, como no hemos probado ninguna aguja y no sabemos cuál es la mejor, solemos comprar la más barata. Estas agujas baratas suelen ser de poca calidad y eso te suele generar dificultades al tejer: agujas de ganchillo que se enganchan en las hebras porque no están bien pulidas en la punta, agujas de punto de plástico/madera-cutre que se rompen o comban, agujas circulares del todo a cien que tienen el cable muy rígido y te hace la tarea más difícil, etc.

Cuando empezamos a tejer, como solemos apretar bastante, lo ideal es tejer con unas agujas metálicas, tanto si tu elección son las rectas, como si son las circulares (preferiblemente intercambiables)

 

Consejo: cuando empiezas con un jersey lo ideal es elegir una aguja mínimo de 6mm, metálicas (y si son circulares, que sean intercambiables)

 

ERROR 3. No elegir un patrón para principiantes

Lo ideal es tener a alguien cerca que ya sepa tejer y que te asesore sobre cuál es el mejor patrón para empezar, si tejer un patrón al azar puede ocurrir que te acabes desesperando si se va complicando.

Por su puesto, también hay sitios online para buscar patrones como ravelry. En fín, si quieres saber más sobre ravelry, yo tengo unos estupendos tutoriales en español para que no te pierdas nada

Pero lo mejor es poder acudir a alguien que te guíe…

wpid-img_20150205_134308.jpg

ERROR 4. No realizar la muestra de tensión

El error más importante de todos es olvidar tejer la muestra de tensión

¿Por qué es tan importante tejer la muestra de tensión?

La muestra de tensión es muy importante porque te aporta mucha información. Sin ella no puedes tejer bien un jersey, porque puede que no te salga lo que esperas. Cuando haces la muestra de tensión puedes comprobar si tu tensión y la del patrón son la misma o distan mucho. Por ejemplo, imagina que vamos a hacer un jersey y  que para la muestra de tensión de 10 cm y con la misma lana y agujas que emplea el patrón a nosotras nos sale en vez de 20 puntos (por ejemplo) nos salen 24. ¿qué quiere decir esto? Pues que nosotras tejemos con una tensión mayor que la que indica el patrón, es decir que apretamos más el punto al tejer que lo que está previsto para este patrón. Así que si tejemos nuestra talla, seguramente nos quede estrecha, y lo ideal sería tejer una talla más porque tenemos una tensión mayor que la que nos proporciona el patrón.

Si has tejido ese patrón sin haber realizado la muestra de tensión, te darás cuenta muy tarde que pareces una morcilla con el jersey puesto (porque te queda pequeño a más no poder) Y la única solución en ese momento será tirar del hilo y empezar de nuevo.

Consejo: cuanto mayor es la muestra de tensión, mejor!

 

ERROR 5. La inmediatez

El error más común es acabar desesperando, porque tejer un jersey lleva su tiempo, y saber dedicar tiempo a las cosas es algo que nos cuesta

Permítete el tiempo suficiente para aprender: si hay algo que te enseña el acto de tejer es a frenar el ritmo frenético que tenemos hoy en día. Pero también tienes que ser consciente que tienes que permitirte el tiempo necesario para aprender algo nuevo. Recuerda: no te tiene que salir a la primera, deshacer lo tejido también te ayuda a aprender (a esto lo llamo yo: «la técnica del cangrejo», porque caminar hacia atrás no significa que no estés realizando el camino)

Mi consejo: coloca un marcador en el tejido para que veas lo que vas tejiendo cada día y que la cosa avanza. Eso anima (yo siempre lo hago) y te ayuda a concluir lo que has empezado.

 

ERROR 6. Hacerlo sola

Tejer sola tiene su plus, pero cuando vas a realizar grandes proyectos, siempre puedes sucumbir a la desidia y que acabe en una bolsa en un rincón. Sobre todo cuando te encuentras ante una dificultad.

Para que esto no te ocurra lo mejor es rodearse de gente maja (aprender en grupo siempre es mejor), te ríes, compartes dudas, reflexiones sobre patrones buenos y malos, experiencia sobre hilados y herramientas, etc. Y sobre todo, te vas con el subidón a casa de haber compartido un buen rato! Y si no encuentras con quién hacerlo de forma presencial, al menos hazlo online.

wpid-cropped-guia-de-patrones.png

Y si no tienes la suerte de poder hacerlo porque tu horario te lo impide, que eso no sea un impedimento. Recuerda que tengo servicio de guia de patrones para animarte a terminar el jersey, resolver todas tus dudas, tanto de elección de materiales, como de patrón, etc.

newsletter pie post

Abrir publicación

Tejer como terapia: cómo superar el insomnio tejiendo

Hoy he cambiado la entrada que tenía prevista para hablaros de otra faceta que me aporta ser tejedora.

Hace unos meses os hablé de cómo tejer me ayudó a superar el hecho de dejar de fumar, y cómo fue una herramienta imprescindible para mí para poder dejarlo.

Y hoy os voy a hablar de cómo me ayuda a superar el insomnio. Y es que yo suelo tener rachas de este mal compañero nocturno. El insomnio me suele venir por tres motivos diferentes: uno, se me ha pasado la hora de acostarme y me he espabilado; dos, algo me preocupa y no puedo quitármelo de la cabeza; o tres, mi cuerpo decide (no sé por qué razón del universo) que está fresco como una lechuga y que para él es como si fueran las 12 de la mañana, y las tres de la madrugada estoy tan despierta como si fueran las tres de la tarde y no hay dios que me duerma…

Es entonces cuando decido dejar de dar vueltas y me levanto de la cama y me pongo a tejer entre 10-20 minutos de reloj… Después me vuelvo a acostar. Y no te puedes imaginar la diferencia que supone para mí.

wpid-photogrid_1427097779294.jpg

Es terapéutico, como tomar una pastillita para dormir, pero sin doparte en absoluto

Aunque reconozco que suele venirme bien si esto lo acompaño de una bebida caliente (como una infusión de manzanilla por ejemplo)

Cuando tengo insomnio porque algo me preocupa, tejer me ayuda a despejar completamente la mente el tiempo suficiente para que me deje de «obsesionar» ese tema al que le estoy dando vueltas, y pueda dormir con mayor facilidad

Cuando me espabilo o me siento fresca como una rosa, tejer me sirve para crear un estado que me hace llegar a un punto de meditación o relajación (también ayuda mucho el silencio de la noche) y, no sé cómo, a partir de ese momento me resulta más fácil dormir

Siempre me ha fascinado cómo un acto tan sencillo como tejer puede aportar tanta paz interior. Creo que por esa razón puede ser tan profundamente adictivo.

Y a tí, ¿tejer te ha servido como algo terapéutico alguna vez?¿te ha ayudado a superar algo?

Abrir publicación

Decálogos de tejedora: cómo tejer crochet en inglés

Hoy te traigo una herramienta imprescindible para tejer patrones en inglés: un glosario de términos y abreviaturas en inglés-español para poder tejer cualquier patrón en inglés. La idea es que puedas seguir los Retos para Rebajar Stash que te propongo los viernes, como hay muchos retos chulos que sólo están en inglés, no quería que fuera un problema el idioma

 

Como ya te conté la semana pasada, a mí me parecía algo titánico tejer un patrón en inglés la primera vez que lo hice, pero con esta chuleta con los símbolos y términos más comunes podrás tejer el patrón que prefieras y ya no será el idioma un impedimento para poder tejerlo!

Verás que es más fácil de lo que parece, te invito a que hagas la prueba con cualquier patrón en inglés que lleves tiempo teniendo ganas de tejer!

Así que he confeccionado un glosario de crochet con todos los términos que me he podido encontrar hasta ahora. Si haces clic en la imagen te lo podrás descargar en formato pdf listo para imprimir.

crochet terminos ingles-español

¡Feliz lunes!

Abrir publicación

Decálogos de tejedora: cómo tejer un patrón en inglés

Hoy te traigo una herramienta imprescindible para tejer patrones en inglés: un glosario de términos y abreviaturas en inglés-español. La idea es que puedas seguir los Retos para Rebajar Stash que te propongo los viernes, como hay muchos retos chulos que sólo están en inglés, no quería que fuera un problema el idioma

 

A mí me parecía algo titánico tejer un patrón en inglés la primera vez que lo hice, pero la mayoría de los buenos diseñadores (tejan en el idioma que tejan) traducen sus patrones al inglés. Así que siempre hay más opciones de encontrar patrones bien hechos, testados, libres de erratas y tejidos con sentido, en este idioma.

Incluso hay marcas, como Drops o Katia, que ya te los ofrecen así. En Drops puedes traducir en su web de patrones (garnstudio) el patrón a cualquier idioma. En Katia ya nos ofrecen en las revistas los patrones en inglés y español. Muchas veces puedes resolver alguna errata o duda que se te presenta en el patrón en español recurriendo a la versión en inglés del mismo patrón.

 

Así que he confeccionado un glosario con todos los términos que me he podido encontrar hasta ahora. Si haces clic en la imagen te lo podrás descargar en formato pdf listo para imprimir. Este pdf está pensado para que lo imprimas por las dos caras de un mismo folio y después lo dobles por la mitad, quedará como una especie de folleto/cuadernillo

punto terminos ingles-español

 

Y el próximo lunes: el glosario inglés-español en crochet!

 

Abrir publicación

Decálogos de Tejedora: cómo evitar errores

En esta nueva entrega de Decálogos de Tejedora os daré algunos consejos prácticos que me han servido en diversas situaciones. Son consejos de tejedora a tejedora.

En ellos pretendo dar respuesta a las dudas más comunes que están íntimamente relacionadas con las tejedoras, pero que no se tienen por qué referir estrictamente sobre cómo tejer. Más bien, abordaré esa serie de aventuras por las que pasa toda tejedora tarde o temprano.

En esta entrega te hablaré un poco de los errores más comunes cuando eres tejedora novata y de cómo evitarlos.

wpid-img_20141026_172431.jpg

Tener alumnas es gratificante, sobre todo cuando tengo la suerte de tener alumnas tan creativas y tan dispuestas a auto-superarse en todo lo que aprenden

Pero si hay algo que he aprendido en este tiempo en el que llevo enseñando punto y ganchillo es que hay unos procesos por los que toda tejedora que comienza a tejer pasa, no sé si es inherente a la condición humana o a nuestra condición como mujeres, pero lo que sí es cierto es que todas y cada una de las tejedoras novatas cometen los mismos errores cuando empiezan:

1. la inmediatez:

Como vivimos en una sociedad en la que todo es ya, pero ya, y tenemos acceso a la información de forma inmediata allá donde vamos, se nos suele olvidar que el proceso de aprendizaje es eso, un proceso. Se nos olvida muy fácilmente que cuando éramos pequeñas y empezamos a leer o a escribir, o a cualquier otra cosa que fuera manual (atarnos los zapatos, tocar un instrumento, pintar a las mil maravillas, o cualquier cosa que se te pueda dar bien), todas y cada una de esas cosas necesitaron un proceso de aprendizaje. Ese proceso requiere unos tiempos que, por regla general, no nos solemos permitir tener (Y al final, todas y cada una caemos en el error de presuponer que aprender a tejer punto derecho y revés es cuestión de minutos).

Cómo evitar este error: tejer necesita su tiempo, pero sobre todo te debes permitir tiempo para aprender las cosas. No podemos pintar la Capilla Sixtina en nuestra primera clase de dibujo.

Beneficios de este paso: tejiendo aprendes a ser paciente, a darte tiempo para realizar las cosas, y esta actitud se acaba contagiando en otras facetas de tu vida.

 

2. la mujer implacable que llevamos dentro (o el súmmum de la perfección absoluta):

También caemos en el error de no consentirnos equivocarnos, como si fuera terrible fallar en un punto, porque no sólo queremos aprender muy rápido sino aprender a hacerlo perfecto desde el principio, no dándonos margen a errores. (Otra vez nos olvidamos de que sólo llevamos horas tejiendo, no años)

Cómo evitar este error: tejer necesita destejer. Tienes que aprender a destejer, a deshacer, a desbaratar lo tejido, tanto como cada puntada que das para avanzar. Como verás este error realmente no se evita sino que se aprende de él, se rectifica, se reconoce y se sigue hacia delante

Beneficios de esto: a esto lo llamo yo el método cangrejo, porque parece que vas hacia atrás, pero realmente estás avanzando, porque aprendes más rectificando y aceptando tus errores, que hacer como que no existen y seguir hacia adelante. Reconocer que nos equivocamos nos hace humanas, y nos hace grandes.

 

3. no tengo tiempo para nada:

El error más común como tejedora novata es presuponer que se va a aprender a tejer sólo en el tiempo en el que se está en las clases, sin practicar nada en casa. Y la excusa que más oigo es «es que no tengo tiempo».

Cómo evitar este error: Porque como vamos corriendo de un lado a otro cual Spidy González no nos acordamos de que es super sano darse, al menos, 5 minutos al día para una misma. ¿Y cuál es ese momento clave? siempre tendremos el que yo llamo «momento tele», que es aquel momento en el que los niños duermen, el día ha acabado y tienes unos minutos antes de caer rendida. Pues ese es el mejor momento: 5 minutos tejiendo antes de ir a la cama y dormirás como un bebé (a muchas alumnas con insmomnio les ha ayudado esto)

«momento autobús» también tengo alumnas que en este periodo de desplazamiento al trabajo, se han llegado a tejer chales, jerséis, etc. No subestimes el tiempo que le dedicas a desplazarte todos los días (sustituye el móvil y redes sociales por las agujas!)

Beneficios de esto: darse un ratito al día para una misma es beneficioso porque: reseteas la mente de las preocupaciones del día, te centras en otra cosa que no sean los demás, por un momento, tú y sólo tú; además, haces algo creativo, que te ayuda a relajarte y a encontrar ese momento de relax al día que tanto te beneficia. Y, al final, todo eso se transforma en algo físico (un chal, un bolso, unos guantes, etc)

 

4. tejer rápido es tejer bien:

Eeeeeerroooooor!!!! la velocidad no tiene nada que ver con el tocino… No digo más

Cómo evitar este error: busca tu propio ritmo, no corras, no te aceleres, para eso ya están el resto de cosas que te rodean.

Beneficios de esto: el objetivo es el aprendizaje, no el resultado

 

Te invito a que reflexiones si te han ocurrido algunos de estos errores y los compartas con nosotras en los comentarios!

Abrir publicación

la mejor terapia personal: tejer

Hoy, día 7 de enero, no os voy a hablar de propósitos de año nuevo, ni de resumen de año, ni nada de eso que en estas fechas parece que es algo que hay que hacer. Yo esas cosas las hago en septiembre, será que mi mente sigue aprendiendo cosas, y parece que seguir el ritmo de un curso académico le parece más adecuado a mi cabeza.

Hoy, día 7 de enero, os voy a hablar de algo personal porque hoy hace ya 5 años que dejé de fumar. Y creo que es de esas cosas que he decidido hacer de las que más me alegro de haber cumplido.

No os voy a engañar, me resultó difícil dejar de fumar

fc69c2cdeaa34a9c35e27388a9216a07
vía pinterest

 

Pero nada es imposible, y os voy a explicar mi truco personal. Eso que me ha ayudado siempre a superar este tipo de retos personales que te propones.

Mi truco para dejar de fumar fue tejer. Yo llevaba en el bolso un ovillo y una aguja de ganchillo, cada vez que me entraban unas ganas irremediables de fumar, sacaba el ovillo y la aguja de ganchillo y me ponía a tejer: en la parada de autobús, en la cola de la frutería, después de cenar, etc.

wpid-img_20141125_174825.jpg

También me ayudó dejar la cafeína (para mí estaba muy vinculado el café y el tabaco), era una rutina que tenía que romper radicalmente.

Me dí cuenta que la dependencia física al tabaco se elimina más o menos con facilidad. En cambio, la mente está ahí jugándote malas pasadas, haciendo que cualquier pequeño problema parezca enorme para sentirte tremendamente agobiada y que parezca que lo único capaz de calmarte los nervios es un cigarro.

Esta especie de enganche psicológico es lo que más me costó romper, y precisamente en este punto es donde tejer fue clave para mí.

Hoy, por primera vez, lo comparto

Porque hoy hace cinco maravillosos años en los que vuelvo a tener libertad (porque fumar me condicionaba toda mi vida diaria)

Porque sí has llegado a leer toda esta parrafada por mi parte, quizás es porque es un propósito de año nuevo para tí el dejar cualquier hábito que sea poco saludable en tu vida.

Si es así, aprovecha esta técnica/truco que a mí me ha funcionado y ponlo en práctica!

Feliz Año Nuevo, Nuevos proyectos, Vida nueva, etc!!!

pie de post

Navegación de entradas

1 2
Volver arriba