La vida es eso que pasa mientras tú haces planes, ¿no?. Porque, después de todo, yo tenía muchos planes para este mes, pero lo cierto es que se me ha echado el tiempo encima y aún no he acabado lo que me había propuesto. Así que he decidido no comportarme como el Conejo de Alicia en el País de las Maravillas y dejar de decirme a mí misma eso de “llego tarde, llego tarde! No hay tiempo!” y empezar a pensar más en el ahora, en este mismo instante.

Yo me organizo mucho: hago plannings, calendarios de publicación de mis entradas del blog, de mis newsletter, de mis lanzamientos de ebooks y patrones,… En fin, si no llevas un calendario organizado no hay manera de que funcione el trabajo, sobre todo cuando una es su propia jefa (y esta es el prototipo de jefa más petarda y tirana que te puedas encontrar, porque no valen excusas para ella)

Pero todo falla cuando te impones más trabajo de la cuenta para poder cumplir los plazos que te propones a tí misma. Porque si hay algo que te enseña el hecho de ser tejedora es que cada cosa que emprendas necesita su tiempo. Y, a menudo nos olvidamos del tiempo que necesitamos, lo forzamos, queremos estirarlo como si fuera chicle, para ver si es posible hacer en 20 minutos lo que normalmente harías en 30. Y cuando conseguimos hacerlo en 20 ya estamos planteando si sería posible hacer en 15 minutos lo que hacemos en 20, y así hasta el infinito. Y lo peor es que esto es  una tendencia generalizada.

Tenemos prisa todos nosotros, siempre y en todas partes. Tenemos prisa al guardar la cola del supermercado, tenemos prisa cuando pedimos un café, cuando esperamos a que nos lo sirvan, cuando pedimos la cuenta. Tenemos prisa siempre. Es como si, al dejar de tener esa sensación de urgencia constante pareciera que todo fuera a dejar de funcionar. Como si el hecho de correr fuera sinónimo de que las cosas se están haciendo. Y digo yo, ¿se están haciendo bien?

Quizás hay que romper esta dinámica constante de alguna forma, para hacer centrar al cuerpo, la mente y el subconsciente en una forma de entender la vida más consecuente con nuestro propio bioritmo. Porque el efecto balsámico del hecho de concederte tiempo a tí misma para hacer las cosas es algo que no tiene precio. De verdad que no tiene precio.

Quizás por eso, el hecho de tejer, dibujar, hacer caligrafía, son cosas que ahora están causando furor. Porque nos ayudan a hacer las cosas despacio, y esto nos centra de nuevo, nos compensa y nos equilibra

 

CONVOCATORIAS DE #SLOWFINDE

pop-3

I FINDE SIN PRISAS. #SLOWFINDE

Así que voy a aprovechar para instaurar una nueva rutina en mi calendario: un fin de semana al mes para dedicarlo en la honorable tarea de perder el tiempo. Sí, perder el tiempo en no hacer nada, o en tejer, o en leer un libro, o en salir al campo, o en lo que prefieras. Pero fundamentalmente dedicado a decidir dejar de correr y concederte tiempo para mí misma.

¿Te apetece la idea?

Entonces usa el hastag #slowfinde el 19-20 de noviembre para compartir tu primer finde sin prisas!

 

 

Aquí mis aventuras del primer slowfinde:

#slowfinde para hacer senderismo, y disfrutar de una buena chimenea Feliz finde!

A post shared by Sonia (@desmadejada) on

 

 

¿Estás lista para extender tus habilidades como tejedora?  Obtén acceso a mi blibioteca de Recursos VIP con ebooks, fichas, glosarios, patrones, etc. para tejedoras

Te informo que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Sonia Gracia Masegosa como responsable de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios y de terceros afiliados. 
Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios:  Mailchimp. Ver política de privacidad de Mailchimp.  Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en desmadejada@yahoo.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: desmadejada.com, así como consultar mi política de privacidad.